P

Pese a lo que muchos escriben, es importante recordar que NO ES LA VOLUNTAD DE DIOS que muchos hayan muerto en el terremoto. Dios no quiere que nadie muera. Al contrario, Él envió a su hijo para que tengamos vida y sea abundante. Sin embargo el mundo de pecado en el que vivimos trae consecuencias funestas, entre ellas la muerte de cientos de personas en este desastre natural. Pero aun en los momentos de desesperación, recordemos que hay esperanza. Cristo vendrá y volveremos a ver a todos aquellos que perdimos. Esto no es el final.

Vida en abundancia

by doncesar117

0

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 0Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 0Feelings

Thank the author

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next