N

Nunca tuvimos el perro ni el gato con el que soñé, mis hijas no llevaban ni su sangre ni su apellido, nunca me levanté para preparar el desayuno y despedirle con un beso. No envejecimos juntos en una casa llena de animalitos ni compartiendo nuestros infinitos gustos. Nunca hicimos ese viaje sin rumbo ni cantamos toda la noche hasta quedarnos sin voz, nunca pude dormir a su lado y ver como su pecho iba y venía con lenta respiración. No me casé con el amor de mi vida pero si algo he hecho estos años, es amarle tanto como el primer día…

Nunca tuvimos el perro…

by cotepradoneue

0

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 0Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 0Feelings

Thank the author

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next