A

A veces, que te tocaran era inevitable. Con un mero roce bastaba, hasta con el más leve suspiro. Que se lo preguntaran a Molly.
Se detuvo en medio de la calle, paralizada. El chico que la había rozado también, en respuesta, y se la quedó mirando, sorprendido. Los ojos del desconocido limpios, más limpios de lo que los volvería a tener nunca. Los ojos de Molly se habían llenado de podredumbre y agua.
El chico sacudió la cabeza y siguió su camino, todavía un poco perplejo, pero feliz. Increíblemente feliz. Terriblemente feliz. A qué coste.
Molly dejó que el temblor se adueñara de su cuerpo por un segundo hasta que se vio capaz de controlarlo, de controlarse. Hasta que dejó de ahogarse y de boquear.
-¿Qué ha sido esta vez?- preguntó Colm.
Dejó que Molly alargara la mano y le rozara la mejilla con manos temblorosas.
-Morir ahogado.
Colm no quería ni pensar lo que sentía Molly cada vez que el miedo más aterrador de cualquier persona que tocara la invadía, la llenaba. Dejándola llorosa, destrozada. En carne viva. Que la asaltara un terror que no era suyo pero como si lo fuera.
-Menos mal que tú no le tienes miedo a nada, Colm.
Sí, menos mal.
-No lo sueltes.-le recordó como todas las veces.
Molly sonrió.
-No, tranquilo. Este miedo es solo para mí.
Y cuanto le dolía eso a Colm.
-Vamos, me apetece una pizza.

-¿A qué le temes tú, Molly?
-De lo que tengo miedo es de tu miedo.

Nada me asusta más.

Molly

by TheRussias

4

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 4Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 0Feelings

Thank the author

  • Kyairam says thanks for the story over 4 years ago
  • Elitoisamoose says thanks for the story over 4 years ago
  • entelequia says thanks for the story over 4 years ago
  • Squid says thanks for the story over 4 years ago

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next