—Solo puedo pensar en él. Solo puedo pensar en la próxima vez que me folle. Es lo único que me hace sentir que valgo para algo. Estoy enfermo, ¿no? Quiero pensar que estoy enfermo y nada de esto es real.
—Mico, escucha, si quieres decirle que no, díselo. ¿Qué estas hablando de valer para algo? No estamos aquí para esto, amor, ¿para qué valemos las personas? Por favor, no sigas haciendo cosas que no quieres hacer.
—No lo entiendes, Zeta. No entiendes nada. No quiero decirle que no. Ese es el problema. Vivo para que me folle. Vivo para servirle de algo, para que me diga que no soy inútil y que al menos él está dispuesto a tocarme.
—¿Qué coño le pasa a ese tío? Te hace sentir como la mierda, Mico. Eso es lo que hace.
—Tú no lo entenderías.
—Lo entiendo mucho mejor que tú.
—No, Zeta, no. ¿Es que no lo ves? Por fin tengo la oportunidad de no defraudar a alguien. De serle útil. Él está dispuesto a hacerme sentir válido. Eso es más de lo que nadie ha hecho nunca por mí.
—¿Perdona? ¿Mico? Explícame cómo te ayuda que un tío te viole cuando le da la gana.
—¡¡Zeta!! No uses esa palabra. He ido todas las veces porque he querido, no ha sido…
—Le has dicho que no, ¿verdad? Te hayas resistido más o menos, él sabía que no querías.
—Cállate, ya te lo he dicho. No lo entiendes. Por eso no quiero hablar de esto contigo. No me escuchas, solo entiendes lo que te da la gana, Mark no…
—Mark no, ¿qué? Mira, Mico, si no quieres denunciarle no tengo nada que hacer, pero que me vengas diciendo que es bueno para ti…
—Él no hace como que le importo, ¿sabes? No hace como que me quiere. Siempre ha sido sincero conmigo, y aun así sigue a mi lado y eso es…
—¡Eso es puta mierda, Mico! Te mereces a alguien que te quiera, te mereces a alguien que te haga sentir que vales la pena por quién eres, no por cómo te usan.
—¿Alguien como tú quieres decir? Solo estás jodida porque no te dejé follarme.
—¿De verdad piensas eso?
—…
—¿O estás intentando espantarme para que me vaya y deje de intentar ayudarte?
—Sí, Zeta, quiero que me dejes tranquilo de una puta vez, ¿por qué es tan difícil que lo entiendas?
—Necesitas ayuda, Mico, y yo quiero ayudarte en lo que pueda.
—No puedes. No tienes que ayudarme en nada.
—¿Por qué te pones así conmigo?
—¡Porque por fin intento abrirme y te pones a decirme esas cosas!
—¿Qué te he dicho? Dime qué te he dicho que te ha hecho tanto daño.
—Mark nunca me ha violado.
—Jodeer, Mico…
—No. No, Zeta, no te pongas así porque es la verdad.
—Mico, cuando lo conociste literalmente dejó que te violaran. Por no decir que lo provocó.
—¡Fue mi culpa!
—¿Mico?
—¡Fue mi culpa, fui yo quien le provocó! Fue mi culpa.
—Por favor, no digas eso, Mico…
—¡Es la verdad!
—No puedes defender eso.
—Solo estoy diciendo la verdad, si no hubiera escondido lo que soy, él…
—¿Qué estás diciendo, Mico?
—Soy un monstruo, y aun así él hace el esfuerzo y…
—¿Un monstruo? Pensaba que ya habíamos hablado de esto, las personas no binarias…
—¡No, Zeta, tú no lo entiendes porque eres otro monstruo!
Y los ojos de Zeta entonces, ay.
Mico nunca había visto unos ojos tan dolidos como aquellos.
—Lo siento.
—¿Es eso lo que piensas?
—Zeta…
—¿Es eso lo que piensas?
—Quiero que una persona normal me diga que no soy un monstruo.
—Mico…
—Lo siento.
—No es tu culpa.
Mico levantó la cabeza con los ojos desencajados para mirarla.
—¿Qué dices, Zeta? Te acabo de decir que eres…
—Lo sé, Mico. Pero si te has criado así, ¿qué vas a pensar? No es tu culpa, pero quiero que te des cuenta de lo tóxico y lo dañino que es. Y quiero que te des cuenta de que no es así.
—Me siento menos roto si al menos él puede follarme.
—¿Menos roto?
—No sé si soy un chico o una chica, no sé si me gustan los hombres o las mujeres. O si me gusta alguien en absoluto. Estoy roto, ¿no? No es así como se supone que debe ser.
—Mico, cariño, no sé ni por dónde empezar.
—No me digas cariño después de lo que te acabo de decir.
—No puedes culparte por cómo te han educado, pero tenemos que intentar que cambie esa forma de ver el mundo que tienes. No todo tiene por qué ser blanco o negro, ¿sabes? Chico o chica, no es así como funciona.
—¿Y cómo funciona? Porque te prometo que estoy completamente perdido.
Las lágrimas se le atragantaban.
—Cada uno es como es, Mico. No hay un manual, nada que ponga límites. Puedes no ser un chico ni una chica. Puedes no ser hetero ni homo. Puede no gustarte nadie en ese sentido. Y todo eso no es definitivo, incluso si decides definirte, no tienes que tener miedo a cambiar en el futuro, Mico…
—Yo no debería ser así. Yo no debería ser así, Zeta, ¿por qué no puedo ser normal?
—Mico… no. No digas eso.
—No sé qué haría sin ti, y aun así estoy intentando joderlo, ¿sabes? No te creas que no me doy cuenta de todo lo que intentas ayudarme. Y aun así…
—No estás bien, Mico. Eso no es culpa tuya. Necesitas una ayuda que ni siquiera yo te puedo prestar. Pero lo primero es que admitas que no puedes seguir así, corazón.
—¿Así?
—Mark…
Mico se sorbió la nariz.
—Tengo miedo de él. No sé qué hacer.
—Yo estoy contigo, ¿vale? Voy a estar contigo todo el tiempo, así que no tengas miedo. Estamos juntos en esto.
—Lo siento, Zeta. Siento que tengas que cargar conmigo.
—Ay, Mico. Si tú supieras lo que yo te quiero… estar contigo es un regalo, aunque no siempre estés bien.
—Yo también te quiero, Zeta. Y sé que no te lo demuestro. Sé que no hago más que ponértelo cada vez más difícil… y no soporto hacerte tanto daño.
—No es tu culpa, ¿vale? Las cosas son difíciles, sí, pero… aun con todo quiero estar contigo, y quiero que estés bien. Y eso es lo que importa. Y nada de esto es tu culpa.
—Si hubiese sido capaz de decirle que no… Si no hubiera ido al bar esa noche…
—No digas eso.
—Solo quiero que sepas que lo siento.
—No tienes nada que sentir. Vamos a arreglarlo todo, ¿verdad? Vamos a poner todo lo que tengamos y a arreglarlo todo.
—¿A mí también?
—Ay, Mico, tú no estás roto. Tú eres perfecto.
Mico volvió a bajar los ojos, dejando que los hipidos le consumieran el pecho y los hombros, y Zeta le rodeó con los brazos y le besó la sien.
—Te quiero, Zeta.
—Lo sé, corazón. Yo también te quiero.
—Gracias.

Love starts with butterflies and ends with ulcers
Made with Love with Notegraphy

Solo pienso en él

by Nerva

1

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 0Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 1Feelings

Thank the author

  • alVuelo says thanks for the feelings almost 4 years ago

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next