Star

—No podemos criar un niño así. Nosotros solos. No creo que ninguno de los dos vaya a ser capaz nunca de tener una familia estable, si te soy sincero. De las familias rotas solo salen niños rotos.
Yo no quise creerle.

Sun vino y bailamos para mi hermano y para su hijo sin nacer.
—La música es buena para el bebé, ¿no?
Él tarareaba sin dejar de tocarse el vientre abultado, y nosotras movíamos el cuerpo a su alrededor, acariciándole.
Su voz estaba compungida, como si fuera a echarse a llorar.
Cuando fui a despedir a Sun, le escuché cantar desde el baño.
—All I wanna do is ride bikes with you and stay up late and watch cartoons.
Y supe que teníamos que sacar adelante a ese niño como fuera.

No volvió a traer a nadie a casa. En lugar de eso empezamos a reunirnos los dos con Sun. Las cosas eran difíciles. El pecho de mi hermano se hinchaba y dolía, ya no podía ponerse la faja que usaba antes.
—Ojala pudiéramos cambiarnos—susurró una vez, con los ojos húmedos y las manos haciendo una uve en su pelvis.
Me imaginé embarazada. Con sus pechos y su vientre y una envidia enfermiza e injusta me invadió desde las tripas. Imaginé que eso era lo que él sentía.

No dejó el grupo, eso me sorprendió.
Seguía cantando con el palo del micro pegado contra el pecho y era una imagen desconcertante verlo tan embarazado y tan en llamas en el escenario.
—And I knew the world was over so I took a look outside
And watched the fires that were reaching
Up to the weather vane and the tops of trees
And the waiting scene and the sunday dream
They're all waiting here for me
Creo que ganó un par de fans por esa actuación.

—Siempre supe que erais diferentes a los demás niños—nos dijo nuestro padre años después de que nos fuéramos de casa—. Pero no imaginaba que… así. Que lo fuerais tanto. No podemos elegir a nuestros hijos, supongo.
Mi hermano me dio la mano por debajo de la mesa.
—Tampoco a nuestros padres—le respondió.
Y por primera vez su voz no me pareció aguda en absoluto, sino de un grave atronador.

Sun me besó una noche en la que se quedó a dormir en la misma cama que yo.
—Siempre me has gustado—me dijo, sus cabellos rubio ceniza se le metían en la boca cada vez que hablaba.
Mi hermano estaba en la habitación de al lado, y yo había tenido clientes allí esa tarde y estaba cansada y aún húmeda de la ducha.
Sabía que no la amaba, no en ese sentido. Aun así le hice el amor sin besarla de vuelta.

Nothing came out

by Nerva

2

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 2Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 0Feelings

Thank the author

  • alVuelo says thanks for the story almost 4 years ago
  • Elitoisamoose says thanks for the story almost 4 years ago

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next