Star

—Tú también me das miedo—admitió Charles con los ojos llenos de lágrimas y los labios apretados, sin atreverse a mirarle a la cara.
Ambos sabían lo que significaba.

Las puertas del ala de psiquiatría eran azul cielo, pero fuera todo era gris.

El final merecido

by Nerva

1

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 0Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 1Feelings

Thank the author

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next