S

Si algo aprendí de tus labios,
fue a mentir;
Si algo aprendí de tus promesas,
fue que no eran eternas;
Si algo aprendí de ti,
fue a morir.

A mentir aprendí sin delicadeza,
A prometer para camelar con destreza,
A morir aprendí rompiendo mi coraza;
volviendo mi boca estrecha,
caminando mano en hacha,
volviéndome tras la muerte sin vergüenza.

La conciencia tranquila,
las manos limpias,
la sonrisa muerta,
el alma rota,
la vida echa trizas,
pero siempre de la vieja escuela.

La vieja escuela

by Haridian22

1

Thanks for the...

  1. 1Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 0Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 0Feelings

Thank the author

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next