E

El silencio reinaba en el bosque donde el joven de cabello azabache había caído. En el cielo, las nubes oscuras no dejaban de oscilar, iluminando cada poco el cielo con un fuerte rayo. Sin embargo, en el páramo no se llegaba a escuchar el retumbar del trueno. La tormenta estaba demasiado lejos como para perturbar la calma en la que vivía aquel claro.
Despacio, el joven abrió los ojos, inspirando una fuerte bocanada del frío aire que envolvía el ambiente. Sentía el frío acuchillarle las fosas nasales mientras intentaba controlar su respiración y tranquilizarse.
Un rayo cayó cerca de donde estaba, iluminando su cuerpo. Las marcas recorrían todo su torso desnudo, formando intrincadas enredaderas, enrojeciendo las articulaciones y las venas de su cuerpo a medida que pasaba por él. El joven, adolecido, cerró los ojos mientras veía las chispas luminosas atravesar el firmamento.
-Uno… dos… tres…
Y ahí llegó el trueno.

I'm not overly fond of what fol...

by GemAysh

0

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 0Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 0Feelings

Thank the author

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next