V

- Vamos, todos sabíamos que había algo entre vosotros.

De veras era tan obvio que hasta los malos lo veían? Ellos siempre lo habían ocultado, no había por qué ir pregonándolo. Salvo cuando alguna graciosilla se interesaba por su chico. Ahí sí era hora de sacar las garras. Pero jamás había hablado así del ninja. Era como... otra persona. Se podría decir que el ninja le atraía, pero no era comparable a lo que sentía por él.

- N-no había nada... y si lo hubo, no llegó a cuajar.

Viceroy bajó sus gafas, mirando con intensidad sus notas, tras mirarle a los ojos.

- Si me mientes, perdón, si TE mientes, no llegaremos a ningún sitio, Howard...- suspiró, colocando sus papeles con.unos golpes secos en la mesa.- Volvamos a comenzar. Estarías en esta terapia si el ninja no hubiese desaparecido?

La pregunta caló hondo en el joven. Rascó su perilla y miró al suelo. Willem tenía razón. No conseguiría nada mintiéndose a sí mismo. Cuando se dio cuenta, comenzó a sentir una presión en el pecho, una presión que se volvió lágrima al volver a juntar su mirada con la de su especialista. Viceroy sabía que iba a necesitar su hombro, así que se levantó de su silla para abrazar a Howard y recoger lo que quedaba de él en pie.

Tan obvio que duele

by Eriath

0

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 0Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 0Feelings

Thank the author

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next