Todo está perdido. Al menos, podía ver sus ojos una vez más. Después de vivir cuatro años separados, iban a morir juntos. Irónico.

O quizá no. No tenían por qué morir los dos. Sí, ese arma arrojadiza era muy afilada, pero su cuerpo era bastante más ancho. Para que luego Heidi dijese que su pecho de oso no le serviría de nada.

Con una idea fija y la esperanza presente, Howard dio un impulso a su cuerpo, empujando el del ninja, que ahora le protegía, cambiando las tornas. Sin tiempo a reaccionar, ahogó en su máscara un "no", mientras veía con desesperación como los ojos del civil estaban serenos, cerrándose ante el dolor del primer contacto con el arma.

Y la oscuridad se cernió sobre los dos.

El final de un nuevo comienzo

by Eriath

1

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 1Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 0Feelings

Thank the author

  • maria says thanks for the story almost 5 years ago

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next