f

Fumar en la ventana ya era costumbre desde que vivía con Heidi. Ella odiaba el tabaco tanto como él odiaba esa ciudad. Siempre el mismo ruido, siempre la misma historia. Y siempre el mismo camino.
No es que le gustase hacerse daño mirando los alrededores del instituto, es que no quería olvidar el dolor que sentía al recordar aquellos felices momentos que le arrebataron con un contrato verbal.
Llevaba tres años merodeando de vez en cuando, pero nunca sucedía nada. Irónico.
Hasta aquel día. Giró la esquina para seguir el camino que siempre tomaba para volver a casa... y sucedió. Una máquina extraña y antropomórfica surgió de la tierra, a sus pies, una boca de asfalto empezó a abrirse, tragándose todo lo que había a su alcance.
Pero comenzó a correr. Hacia el instituto. Como nunca lo había hecho.
Abrió las puertas de par en par, dejando a los estudiantes atónitos por lo que venía tras el inesperado golpe.
Gritos y el chirriar de las zapatillas derrapando por el suelo inundaban todo lo que Howard recorrió en sus años de estudio allí.
Y aquel característico humo. Y aquella voz inigualable.
Y su figura surgió.
Como siempre.

Antigua nueva vida

by Eriath

0

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 0Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 0Feelings

Thank the author

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next