L

La oscuridad envolvía el lúgubre momento, y Stan inhalaba el poco aire que podía guardar en sus pulmones encharcados.
Podía embriagarse del olor de la ropa de Rick, pero no de él.
Cuando determinaron las parejas, juró protegerle. No podía permitir que aquel proyectil impactase contra él. Y no lo permitió. Era la palabra de un Pines.

Pero dejó de sentirlo todo.

Mientras, con fuerza y llorando sereno, le abrazaba con la esperanza de que todo fuese una triste mentira. Y de aquella oscuridad surgió lo que más temía: él mismo. Aquel replicante alzó la pistola de redes, y el original señaló su sien con el blaster que sostenía.

- Sabes que morirá si nos echas la red encima, ¿verdad?- Y asintió. Y no hizo falta que le dijese nada más, porque bien sabía todo lo que iba a decir.
Cambió su arma por una de portales, abriendo uno en el que se introdujo, saliendo de él con una especie de piedra erosionada que entregó con cuidado al hombre del suelo.

- Rick, ¿cómo pued--?
- Ambos sabemos lo que significas para mí.- dijo mientras sonría, poniendo aquella piedra en su boca.- Puedo provocar tu muerte, pero jamás te dejaría morir en mis brazos.

Y comenzó a sentirse bien. Muy bien. Extrañamente bien. Rick se puso en pie, y le ofreció su mano. Y al encontrarse en pie, y mirarle de nuevo, por alguna razón, comenzó a dibujarse en su mente la idea de que aquello era un "hasta nunca".

- Tienes diez segundos para volver con los nuestros. No mires atrás. Cuida de mis niños. Te quedan siete segundos.

Y corrió. Sin mirar atrás. Pero juró volver. Y lo haría. La palabra de un Pines era y será siempre sagrada.

La palabra de un Pines

by Eriath

1

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 1Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 0Feelings

Thank the author

  • Monique219 says thanks for the story almost 5 years ago

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next