U

Un puño más en la mandíbula. Un codazo en su espalda. Una patada en la cabeza. Y aún así, callaba. Porque, a esas alturas, nada de lo que dijese sería suficiente para que le creyese. Por eso se dejaba hacer. Los ojos, nublados, le dejaban ver la tristeza y la rabia que su compañero dejaba en cada uno de golpes. Y por fin, cuando ya estaba dispuesto a dar el golpe de gracia, Rick habló.

- Mentiroso...

Frunciendo el ceño de nuevo, sujetó el cuello de su presa.

- ¿Mentiroso yo?

Tosiendo, respiró profundamente, y habló, deseando que aquellas palabras fuesen su salvación o su condena. No podía estar agonizando mucho más.

- Si fueras tú, me darías lo que me merezco antes de morir.

Abrió los ojos como platos. Era él. El verdadero. Y había estado acribillándolo sin piedad durante horas. Llorando, se dejó caer de rodillas al suelo, abrazando el hilo de vida que quedaba de él, pidiendo mil perdones y suplicando el perdón. Éste, moribundo, se encogió de hombros suplicando un whisky inmediato, y Stan le respondió soltando sus ataduras y entregándole su preciada petaca llena y un sincero beso aterrado.

Último deseo

by Eriath

1

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 1Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 0Feelings

Thank the author

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next