L

La respiración agitada de una pequeña la despertó en la noche. Salió de lo que llamaba "hogar", armada con unos trinchadores de pavo viejos que encontró en el basurero. La chiquilla, al verla, se refugió en sus piernas. Los tipos que venían buscándola alegaban querer pasar un buen rato con ella, pero ella no se lo iba a permitir.
Pidiéndole a la pequeña que se apartara de la pelea, los hombres intentaron embestir varios golpes contra la mujer, que sólo recibió un par. Tras defenderse, vio que era la hora de su ataque, y asestó unos golpes certeros en las piernas de ambos tipos, sin que tuviesen oportunidad de andar y escapar. Les amenazó con ponerles el mismo agujero en el pecho si intentaban huir, y acompañó a la chiquilla a llamar a una casa cercana, mientras ella corría a otro callejón de la gran ciudad. Oculta entre las piedras de la calzada, pudo ver como la justicia se llevaba encadenados a aquellos malhechores, y como la niña describía sus movimientos de manera exagerada, mientras los agentes buscaban a esa persona descrita. No quería ser la protagonista. Sólo quería acabar con el crimen.
Y lo hacía, siempre que podía, bajo la atenta mirada de sus admiradores: tres guardianes de la noche.

Anónima

by Eriath

0

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 0Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 0Feelings

Thank the author

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next