H

Hay veces que la batalla está perdida desde antes de comenzarla. Había sido arriesgado haber llevado a los niños tan lejos, pero era de suma importancia tenerlos cerca para que no fuesen reemplazados.
Como bien predijo Bill, todos caerían. Y así, poco a poco todos ellos fueron rindiéndose. Uno a uno, bajaban sus armas y dejaban que aquellos miserables fuesen sentenciando su muerte. Menos dos de ellos.
Espalda contra espalda, la vida y la experiencia les había dado la fortaleza suficiente como para no darse por vencidos en un lucha tan significativa como aquella. Intercambiando armas, y no dejando que nada les pasase a su pequeños, derrotaban por momentos a todo aquel que les hacía frente. En un momento de descanso, Stan puso la mira en el conducto que le llevaría al sensor que desconectaría a todos aquellos enemigos. Corriendo hacia él, Rick se quedó a cargo de defender lo poco que les quedaba.
Los muchachos se defendían bien, pero sin armas de verdad no podrían sobrevivir en la huida. Más robots acechaban, y Stan abrió una compuerta por la que podrían salir. Rick gritó a los pequeños que se dieran prisa. Corriendo, Dipper defendía los rayos con el escudo improvisado, y Mabel correspondía esos rayos con piedras en los circuitos principales. Jadeando, Morty avistó uno de esos malditos alienígenas apuntando a la cabeza al varón de los Pines. Con un grito aterrador, saltó para cubrir su cuerpo con el suyo.
El impacto fue limpio y certero. El sonido de aquello ensordeció el cuerpo del chico y el de casi todos los presentes, que se rompió con el llanto inmediato del joven al comprobar que aquel disparo no lo había recibido él, sino su abuelo. Rick sonrió entrecerrando los ojos del dolor, inclinándose sobre el cuerpo magullado de su nieto. Lo había conseguido. Se sentía realizado. Tosiendo algo de vómito y sangre en su manga, Morty no conseguía articular palabra alguna. Y cuando fue a hacerlo, su boca se vio sellada por los fríos y largos dedos de su salvador. Volvió a mirarle, y Rick volvió a sonreír. Sabía que no le quedaba mucho tiempo, así que sólo quedaba algo que preguntar.

- Morty, ¿prefieres verme morir recordándote... o verme vivir sin recordarte?

Es tu elección

by Eriath

0

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 0Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 0Feelings

Thank the author

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next