B

Brújulas y otras despedidas

No todo en esta vida es poesía
por mucho que los poetas nos empeñemos en lo contrario.
No todas las cicatrices son bonitas,
no todos los corazones rotos se curan y desde luego,
y a pesar de lo que diga Neruda,
no todos los solitarios encontramos
nuestro lugar en el mundo.
No sé por qué creí en todo esto.
Supongo que llevo demasiado tiempo siendo brújula rota,
bala perdida.
Demasiado tiempo leyendo poemas absurdos,
demasiado tiempo queriendo ser yo uno de ellos.
Supongo que necesitaba de alguien
que me abriera las alas,
que me hiciera ver que las calles no están tan mojadas,
que las personas no se sienten tan vacías,
que eso que pasa, la vida, no es tan absurda,
y que yo no estoy tan perdida.
Pero me equivocaba.
Las calles están mojadas, la gente sigue sintiéndose vacía,
la vida es absurda y yo
estoy perdida.
Como diría Loreto, "no sabes lo que es vivir de errores,
llevar por bandera tus heridas,
buscar en medio de la tempestad un salvavidas".
Yo pensaba que tú eras el mío,
pero es que he comprendido que para salvar a los demás
primero hay que saber salvarse a uno mismo.
No se puede decir adiós sin antes haberse conocido.
Y, sin embargo,
esta es la despedida más triste para una historia
que pudo haber sido.
Lo siento,
tú eras puerta cerrada y yo te confundí
con mi salida de emergencias.
Espero que entiendas que no tengo remedio,
que esta es mi forma de respirar,
que, aunque no sepa volar,
aunque le tenga miedo al viento,
voy a saltar al vacío.
Sé que tú también perderás el miedo pronto,
que tropezarás con alguien mejor que yo
que te haga ver que no eres la única brújula rota,
que no estás tan perdido.
Que ya,
ya no estás solo.
Porque está claro que para ti yo tampoco era
salvavidas suficiente al que aferrarse.
Gracias por ser lo más triste y bonito
de mi historia que nunca ocurrió,
contada en un poema que yo
nunca he escrito.

(Puede que no todo en esta vida sea poesía, pero después de perderme y haberme encontrado de nuevo me he dado cuenta de que todos, absolutamente todos los corazones rotos se curan. No estáis tan perdidos como creéis, no necesitáis de ningún falso salvavidas que os abra las alas. Así que por favor, no permitáis nunca que nadie maneje vuestro barco)

Brújulas y otras despedidas

by Denim

0

Thanks for the...

  1. 0Smile
  2. 0Inspiration
  3. 0Laugh
  4. 0Story
  5. 0Mindtrip
  6. 0Help
  7. 0Feelings

Thank the author

0

Comments


No one has commented on this note yet

Previous
Next